entrenador para emprendedores

Los meses de abril y mayo son tradicionalmente aquellos en los que más congresos y expos se organizan. Por eso, durante las últimas semanas he tenido ocasión de acudir a varios de estos eventos. En todos ellos, las charlas que daban los ponentes, acababan coincidiendo en una necesidad a la hora de emprender: contar con un entrenador o mentor.

Yo, que soy algo suspicaz por naturaleza, lo primero que he pensado es que cada uno de ellos quería vendernos su particular programa de mentoring. Y quizá no andaba desencaminada pero, lo cierto y verdad es que, después de analizarlo bien, me he dado cuenta que es básico a la hora de emprender contar con un entrenador que te guíe durante el camino.

Te voy a explicar qué te puede aportar un entrenador en tu camino como emprendedor, porqué es necesario y qué vas a lograr. Después, te entrarán ganas de buscara quién ha de ser tu propio entrenador.

entrenador para emprendedores

EL PROCESO EMPREDEDOR

Últimamente, como medio para mejorar mi nivel de inglés, oigo de vez en cuando charlas TED sobre distintos tipos de contenidos. El otro día, escuché una muy interesante que daba un cirujano y que precisamente trataba sobre la posibilidad de contar con un entrenador para mejorar como profesionales. Esta charla es lo que os voy a explicar y descubriréis el paralelismo con el mundo emprendedor.

Como cirujano, le proponen acudir a un hospital en una aldea del tercer mundo que cuenta con poquísimos recursos por si, desde su experiencia profesional, hay algo que pudiera hacer para ayudarles a mejorar. Acude por tanto a una clínica de maternidad. En dicha clínica, como podéis imaginar, las condiciones eran realmente malas.

Todos sabemos que, un aspecto básico de la higiene, y más en un centro de partos, es lavarse las manos y utilizar guantes estériles. Sin embargo, en dicha clínica no cuenta con una fuente de agua en la sala de partos si no en otra sala. Tampoco tienen guantes suficientes por lo que reutilizan los que hay desinfectándolos brevemente en lejía diluida; pero siempre quedan restos de sangre de partos anteriores.

Habitualmente, el 10% de los niños nacen con dificultades respiratorias en cualquier circunstancia. En ocasiones normales, se les frota con un paño limpio para que reaccionen y, de no hacerlo, se les aspiran las vías respiratorias con una máscara para bebés. En dicha clínica, la máscara para bebés estaba rota y no se encontraba situada al lado de la camilla de partos.

Para que un equipo médico funcione en circunstancias adversas, es decir, ante cualquier eventualidad que pueda surgir, es primordial que todos los miembros del equipo estén capacitados y coordinados. El cirujano observó que todo el personal de la clínica tenía grandes conocimientos sobre partos, todos ellos habían asistidos a miles de nacimientos. Por lo que no era un problema de práctica. Sin embargo, la inmensa mayoría había aprendido todos sus conocimientos a través de libros y no estaban en absoluto coordinados.

Si olvidas que hablamos de una clínica en un país tercermundista y te centras únicamente en los hechos narrados, te darás cuenta que se parecen mucho al comienzo de la mayoría de nosotros como emprendedores. Tenemos una muy buena preparación y formación en aquello que hacemos pero nadie nos ha explicado cómo es el proceso del emprendimiento, qué pasos se deben dar, cuáles son los aspectos fundamentales, en qué debemos poner el foco, cuáles son los tips que nos van a ayudar con nuestro día a día.

En la mayoría de las ocasiones, sacamos información de aquí y de allí a través de libros o de tutoriales por internet, pero no tenemos nadie que nos guíe en el camino.

 

¿CÓMO SER MEJORES EN LO QUE HACEMOS? ¿CÓMO SE LLEGA A LA GENIALIDAD?

Hay dos vertientes diferentes en cuanto a la concepción de cómo poder llegar a mejorar a lo largo de nuestra experiencia profesional.

Por un lado, la vertiente pedagógica tradicional nos inculca que lo que hay que hacer para progresar profesionalmente es: ir a la escuela, estudiar, practicar, aprender, graduarse y luego se sale al mundo y uno se abre camino solo.

Así ocurre con prácticamente todos los profesionales: médicos, científicos, abogados, músicos… y funciona. Y así ocurre también con los emprendedores: aprendes sobre tu profesión y luego te lanzas sólo al mundo del emprendimiento a tratar de buscarte la vida como mejor puedas.

Pero, de otro lado, está el mundo de los deportes: todos tienen un entrenador. Siempre. Hasta los mejores. Una frase del mundo deportivo es “nunca terminas, siempre necesitas un entrenador”.

¿Se puede eso transferir a otras áreas?

entrenador para emprendedores

QUÉ HACER CUANDO NOS QUEDAMOS ATASCADOS

Siguiendo con la historia de este reconocido cirujano, él comenzó a indagar si sólo los deportistas contaban con un entrenador a lo largo de su carrera profesional. De tal forma que contactó con varias personas y, entre ellas, habló con un famosísimo concertista. Éste le confesó que él siempre había contado con un entrenador: su mujer. Ella era también una gran concertista que había estudiado en su mismo conservatorio y que lo dejó todo para convertirse en su entrenadora. Así, ella asistía a sus conciertos y al terminar le decía: “en este pasaje has sonado algo mecánico, vamos a ver qué podemos hacer para mejorar para la próxima vez” y que esto es lo que le había llevado a conseguir ese nivel de genialidad.

Hay problemas para resolver todas las cosas solo. Nos volvemos incapaces de ver los problemas en el camino o, si los vemos, no sabemos resolverlos. Entonces, llega un momento en que uno deja de progresar, de mejorar.

Este conferenciante está en lo más alto de su carrera. Sin embargo, después de estos descubrimientos, decide pararse a reflexionar sobre hasta dónde ha llegado en su carrera como cirujano y se da cuenta que, al principio de su carrera su curva de aprendizaje era hacia arriba pero hace tiempo que dejó de mejorar como cirujano. Y le dio pena pensar que eso era lo mejor que podía llegar a ser.

Decide entonces probar la idea de contar con un entrenador y le pide ayuda a su más antiguo profesor para que le acompañe en el quirófano. Esto, no es una tarea fácil. A todos nos resulta complicado tener a alguien siguiéndonos todo el día y analizando todos los pasos que damos. Y mucho menos que se nos corrija en algo que llevamos tiempo haciendo de una determinada manera.

Pero, para el cirujano se abrió un nuevo nivel de conciencia. “Cuando estés trabajando con el instrumental pega más los codos a los costados porque si no pierdes parte del control de movimientos” “Para ver mejor el área sobre el que estás trabajando es mejor que la luz venga de arriba y no de los lados”.

Y es verdad; ¿cuántas veces hacemos una y otra vez las cosas de la misma manera y no somos capaces de ver que no es la mejor o la más eficiente? Podemos repetir una y otra vez los mismos errores y ni siquiera darnos cuenta de que los cometemos.

Si haces siempre lo mismo no esperes resultados distintos .- Einstein

entrenador para emprendedores

QUÉ PUEDES LOGRAR CON UN ENTRENADOR

Nuestro conferenciante continúa contando cómo, a través de una organización con la que colaboraba, deciden entrenar al personal de una determinada clínica de maternidad en una paupérrima población india. Así, durante meses, ejercen de entrenadores de varias de las enfermeras encargadas de atender los partos en dicha clínica.

Después de estos meses, se quedan a observar cómo ha funcionado en un caso real en el que ellos ya no intervengan con sus enseñanzas.

Llega una mujer a la clínica y rompe aguas en la sala de espera. Rápidamente la pasan a la sala de partos y la tumban.

Comprueban las constantes de madre y bebé y ambos parecen estar bien.

Las enfermeras se lavan las manos y se ponen guantes nuevos limpios.

Verifican que tienen a mano todo el instrumental que podrían precisar.

Comprueban que la madre ha dilatado totalmente y comienza el trabajo del parto.

En pocos minutos el bebé nace y todos se felicitan de haber realizando tan buen trabajo.

Sin embargo, una de las enfermeras realiza los controles que corresponden a la recién nacida y se percata que algo no está bien: está flácida, amoratada y no parece respirar.

Se nota una gran tensión en la sala de partos.

La enfermera coge un paño limpio y comienza a frotar a la niñita para que entre en calor y reaccione pero, tras un minuto, no sucede nada. Coge el aspirador manual y comienza a absorber las vías respiratorias de la bebé. Comienza a salir un líquido verdoso y espeso y en pocos segundos la niña comienza a respirar y moverse lentamente.

A los pocos minutos descansa sobre el pecho de su madre, calentita y bien rosada. Se ha salvado una vida gracias al entrenamiento y la coordinación del equipo.

Si en esta clínica se ha logrado salvar una vida gracias a contar con un entrenador, ¿te imaginas todo lo que puede lograr tu negocio si contaras con un entrenador en tu proyecto como emprendedor?

¿Tienes ya un mentor o aún no has encontrado a alguien?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *