Gestión del tiempo

Cuando somos emprendedores, y más si nos dedicamos al negocio digital, la línea entre lo profesional y lo personal se desdibuja hasta quedar convertida en una raya totalmente discontinua por la que el trabajo se cuela en nuestra vida personal.

Una de las principales razones para emprender es ser dueños de nuestro tiempo pero, si no ponemos cuidado, más pronto que tarde es nuestro negocio el que toma el control de nuestra vida personal.

Una mala gestión del tiempo, que en principio puede parecer banal, puede traer consecuencias indeseadas de diverso calibre: desde agotamiento físico y mental hasta graves trastornos de salud, pasando por problemas en nuestras relaciones sociales, familiares y de pareja.

Una mala gestión del tiempo, que en principio puede parecer banal, puede traer consecuencias indeseadas de diverso calibre: desde agotamiento físico y mental hasta graves trastornos de salud, pasando por problemas en nuestras relaciones sociales, familiares y de pareja

Click To Tweet

Toma nota de los siguientes consejos y aprende a gestionar mejor tu tiempo para engrosar esa línea que separa nuestra vida personal de nuestro negocio digital.

DEFINE LOS TIEMPO DE TRABAJO Y DE OCIO

Gestión del tiempo

Cuando trabajas por cuenta ajena tienes clarísimo los horarios de trabajo. De tal a tal día y de esta hora a esta otra. Y, salvo que algún imprevisto o urgencia repentina te obligue a alargar tu jornada (que últimamente en las sociedades modernas ocurre con más frecuencia de lo que sería conveniente), lo normal es que tengas claro que ese es tu horario de trabajo y que, al terminarlo, comienza tu tiempo de ocio personal.

Uno de los mayores problemas que tenemos los emprendedores digitales es que no existe un tiempo específico para el negocio diferenciado del tiempo que necesitamos para atender nuestras necesidades personales.

Le damos tanta importancia a nuestro negocio y a conseguir lo más rápido posible los objetivos que nos hemos marcado, que no nos damos cuenta de la importancia que tiene también el tiempo personal. Atender a la familia, cuidar de nuestra relación de pareja, pasar tiempo con nuestros amigos o, simplemente, descansar y desconectar, son vitales para nuestra salud y nuestro correcto desarrollo personal y también profesional.

Por eso es muy importante, sobre todo al principio, que:

1.- Determines cuál será tu horario de trabajo

Márcate una jornada de trabajo, exactamente igual que si fueras un trabajador por cuenta ajena. Asegúrate que esa jornada sea adecuada para cumplir con tus obligaciones profesionales pero que no se coma todo tu tiempo diario.

2.- Establezcas pausas de descanso a lo largo del mismo

Según diversos estudios, quienes hacen descansos cada poco tiempo son mucho más productivos que los que trabajan varias horas sin parar.

El ratio perfecto de trabajo y descanso según estos estudios resultó ser de 57 minutos de trabajo totalmente concentrado y 17 minutos de descanso.

Por aproximación, por cada hora que trabajemos, deberíamos descansar un cuarto de hora.

Esto no es ni más ni menos que lo que propone Pomodorola famosa técnica de gestión del tiempo.

3.- Respetes ese horario que tú mismo has establecido

Si tienes marcada una pausa de descanso respétala, no la pospongas indefinidamente porque ese descanso es necesario para ti y también para rendir en tu negocio.

Si tu jornada de trabajo termina a una hora determinada, disfruta del resto del día con tu familia y tus amigos o aprovecha para hacer algo de deporte, pero no continúes trabajando sin descanso. No sólo no te beneficiará a nivel personal, social y familiar si no que también será contraproducente para el correcto desarrollo de tu negocio.

SEPARA LAS ZONAS DE TRABAJO Y DE OCIO

Gestión del tiempo

En muchas ocasiones, los emprendedores digitales trabajamos en una pequeña zona de nuestra propia casa. Destinamos un pequeño rincón del salón a estudio, utilizamos la mesa de la cocina para desplegar nuestro ordenador y nuestros bártulos o, en el mejor de los casos, contamos con una habitación destinada a despacho.

Pero seguimos estando en nuestro domicilio y nuestras herramientas de trabajo son fácilmente transportables (un ordenador portátil, un teléfono móvil y poco más necesitamos). Por eso es fácil que acabemos invadiendo nuestro espacio personal con nuestros útiles profesionales. Y al hacerlo estamos condenándonos a dedicarnos en cualquier momento y lugar a nuestro negocio digital.

Para gestionar adecuadamente nuestro tiempo, debemos separar también las líneas físicas entre el negocio y nuestra casa. Trabajamos en nuestra zona de despacho y descansamos y nos relajamos en el resto de estancias de nuestra vivienda.

Y lo mismo es aplicable si disponemos de una pequeña oficina o local. Cuando determinemos que es nuestro tiempo de ocio y descanso, debemos abandonar las instalaciones de trabajo: salir a tomar un café, dar un paseo al aire libre o aprovechar para ir al gimnasio.

Si tratas de relajarte sin salir de tu zona de trabajo te aseguro que tu mente no será capaz de desconectar y, cuando decidas retomar tus tareas, no te sentirás tan descansado y concentrado como deberías.

ESTABLECE UNAS PAUTAS DE TRABAJO COLABORATIVO

Gestión del tiempo

Cuando trabajamos por cuenta ajena solemos tener claros cuáles son los canales y tiempos para dirigirnos a nuestros compañeros y superiores. A ninguno se nos ocurriría irrumpir en el despacho de nuestro jefe para comentar nuestras vacaciones cuando está manteniendo una reunión con un cliente (o quizá sí, pero eso ya es más una cuestión de educación).

Es muy frecuente en los emprendedores que nos eche una manilla con nuestro negocio algún familiar o allegado. El problema es que aquí no tenemos tan claros los tiempos y los canales para relacionarnos por lo que acabamos comentando las cosas cuándo y dónde no es adecuado.

En mi caso, mi marido me ayuda con toda la parte técnica de mi negocio. Cuando empezaba, era muy frecuente que le bombardeara con llamadas cada vez que me surgía una duda, sin darme cuenta de que él estaba trabajando en lo suyo. O que él quisiera tratar temas de mi negocio mientras cenábamos. Al final, y no sin algo de esfuerzo, hemos aprendido a organizarnos utilizando diversas herramientas de trabajo colaborativo que te ayudarán a una más correcta gestión del tiempo de trabajo y ocio.

Puedes aprender más sobre algunas de estas herramientas de gestión aquí.

LLEVA UNA AGENDA CONJUNTA: NEGOCIO Y PERSONAL

Gestión del tiempo

Para mí no hay mejor herramienta de gestión del tiempo que una buena agenda.

Muchas personas mantienen agendas separadas: una para temas profesionales y otra para los relacionados con su tiempo de ocio y familiar.

Quizá para los trabajadores por cuenta ajena que tengan una mayor y más clara separación de los tiempos de trabajo y de ocio, pueda funcionar este sistema.

Pero, en el caso de los emprendedores, en los que no existe esa separación tan clara entre el negocio y lo personal, es mejor gestionar una agenda conjunta. En ella apuntarás todas tus citas, eventos y gestiones tanto del negocio como de tu vida personal. De esta forma nunca olvidarás acudir a un evento personal por culpa de una reunión profesional. Ambos apuntes estarán en tu agenda y así no se superpondrán actividades incompatibles en el tiempo.

No obstante, sí te recomiendo que separes, dentro de esa única agenda, las actividades que corresponden al negocio de las actividades que corresponden a tu vida personal. Así podremos mantener esa separación en los tiempos dedicados a cada parcela, tal y como venimos comentado. Para ello es muy útil, por ejemplo, utilizar códigos de colores: un código de color para los temas relacionados con el negocio y otro código de color para los que tengan que ver con tu tiempo de ocio.

CONCLUSIÓN: RESPETA TU TIEMPO Y PIDE A LOS DEMÁS QUE LO RESPETEN

Gestión del tiempo

Si establecemos una diferenciación entre nuestro tiempo de ocio y nuestro tiempo de trabajo, entre nuestra zona de ocio y nuestra zona de trabajo, es para que lo respetemos y lo hagamos respetar a los demás.

De nada sirve que establezcas un maravilloso horario de trabajo si luego te lo vas a saltar a la torera cada dos por tres.

Ejemplos súper comunes: a la hora de la comida aprovechas para leer el correo por si hubiera algo importante; o, te llevas el portátil a la cama y terminas de redactar el próximo post de tu blog.

U otros ejemplos muy comunes pero en el otro lado: mientras estás trabajando das una miradita rápida a ver qué está pasando en Facebook o Instragram; o, de la que sales a hacer una gestión profesional haces una parada en tu tienda favorita a ver qué novedades han traído.

Durante tu tiempo de trabajo céntrate en tu negocio: cuanto antes termines las tareas programadas, antes verás los resultados, antes disfrutarás de tu tiempo de descanso y, sobre todo, antes empezarás a vivir la vida que buscabas cuando decidiste emprender.

Para una mejor gestión de tu tiempo de trabajo:

1.- Silencia las notificaciones de tu teléfono móvil.

No hay nada que nos distraiga más que oír el constante pitido de nuestro móvil informándonos de que hemos recibido un whastapp o que hay una nueva actualización en nuestras redes sociales.

2.- Cierra todas las pestañas de tu navegador que no tengan que ver con tu negocio.

Céntrate en lo que estás haciendo en ese momento y no tengas abiertas pestañas que pudieran distraer tu atención. Quien evita la tentación evita la ocasión.

3.- Conciencia a tu familia y amigos que, aunque trabajes en casa y en tu propio negocio, esto no significa que no tengas un trabajo que realizar.

Pídele a tu madre, a tus hijos o a tu pareja que no te llamen durante tu horario de trabajo, igual que lo harían si trabajaras en una oficina para una empresa.

Explica a tus amigos que, aunque trabajes para ti y trates de tener más libertad, no siempre estás disponible para un plan de última hora.

Para una mejor gestión de tu tiempo personal:

1.- En los descansos levántate de la silla: sal a dar un paseo, baja al bar de la esquina a tomar un café, aprovecha para hacer algo de ejercicio o unos estiramientos. Haz aquello que te haga relajarte más fácilmente pero hazlo fuera de tu zona de trabajo.

2.-  Cuando no estás trabajando haz actividades que te ayuden a desconectar.

Si durante tu tiempo personal aprovechas para leer un libro, que sea de una materia que no esté relacionada con tu negocio.

3.- Lleva siempre un pequeño cuaderno o bloc de notas encima.

No sé si a vosotros os pasa pero las mejores ideas para mi próximo post me asaltan en los momentos más inoportunos: antes de dormirme, cuando vamos a empezar a comer en familia, mientras me relajo viendo la tele al acabar el día…

Para no tener que saltar corriendo en busca del ordenador para plasmar tu idea, te recomiendo que lleves siempre a mano una pequeña libreta y un bolígrafo donde rápidamente y sin dedicarle más tiempo puedas esbozar la idea que te ha acudido a la mente para no olvidarla y lamentarlo más tarde.

 

Escribiendo este post me he dado cuenta que, con el paso del tiempo me he ido relajando y de dejado de cumplir algunos de los consejos que hoy escribo. Es fácil verme revisando el correo electrónico mientras como de prisa y corriendo para volver a mis tareas. Sin embargo, hay otras que he interiorizado de manera que ya no me cuesta esfuerzo realizarlas: no perdono los descansos durante la jornada de trabajo.

Y tú ¿cuáles de estos consejos no sigues y te haces propósito de empezar a aplicar? Déjanos tu opinión en los comentarios.

Si quieres estar al día de nuestras novedades y publicaciones, puedes suscribirte a nuestra newsletter.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *